Un embargo de bienes es una acción legal que se pone de manifiesto cuando una persona que adquirió una deuda no ha cumplido con los acuerdos de pago pautados.

Son diversas las situaciones que se suelen presentar y que desencadenan que un individuo no pueda saldar una deuda de modo satisfactorio.

Sin embargo, la persona o institución al que le fue solicitado el dinero, que además cumplió a cabalidad con su parte del trato ante la necesidad de recuperar el dinero, deberá ejercer una serie de trámites legales.

Es probable que al deudor se le hayan concedido múltiples oportunidades para que cumpliera con la obligación adquirida sin éxito.

Por consiguiente, cuando el acreedor ha agotado todas las vías y no ha recibido el pago, es el momento indicado para llevar el caso ante la ley.

La ley ofrecerá a la parte afectada protección, así como los mecanismos requeridos para recuperar el dinero que se le entregó al deudor.

Una de las figuras legales creadas especialmente para amparar a los acreedores es el embargo.

¿Qué es el Embargo de Bienes?

De acuerdo a la definición de la RAE, el embargo es “un procedimiento administrativo o judicial que tiene por objeto la traba de los bienes del deudor.” (Diccionario del Español Jurídico, s.f)

En tal sentido, puede afirmarse que el embargo ofrece a los acreedores garantías en torno a la recuperación de la cantidad que se les adeuda.

También se entiende por embargo a la “retención de bienes por mandato de la ley.”(Glosario de Contabilidad, s.f)

Lo cierto es que este procedimiento legal, amparado por el artículo 584 de la Ley de enjuiciamiento civil, toma en consideración una serie de maniobras legales para ayudar a la persona o institución que realizó el préstamo a recibir el pago.

No es una medida que se ejecute de forma arbitraria, por el contrario, el órgano de justicia se asegura que el deudor cuente con el tiempo suficiente para subsanar la deuda.

Fases del Embargo de Bienes

Este procedimiento se lleva a cabo por medio de varios pasos que inician con una demanda que es colocada en los tribunales respectivos por el acreedor, quien acude a la ley como última posibilidad para que el deudor cumpla con lo pactado en la negociación inicial.

El tribunal, por su parte, contacta al acusado, le expone la situación y le concede un periodo de tiempo prudencial para el pago de la deuda.

Dado el caso del incumplimiento de los pagos, el tribunal procederá a realizar un embargo sobre los bienes que esta persona pueda tener.

En un primer momento este puede ser consultado con la finalidad de que exponga la información acerca de sus posesiones.

Cabe destacar que en caso de que la persona oculte la información en lo referente a su patrimonio esta incurriendo en un delito en vista de que esta obstruyendo a la justicia y puede ser objeto de una multa.

Si la persona no declara la información requerida ante las autoridades, estos deberán solicitar la información en una base de datos.

El órgano de justicia seleccionará aquel bien que con su negociación se ajuste a la deuda adquirida.

En el momento en que se ha decidido el o los bienes a embargar, el tribunal programará una hora para ejecutar la medida y tomará posesión de aquel o aquellos bienes que tras subasta pública generen la totalidad del préstamo, sumado a los gastos provenientes de los trámites legales para llevar a cabo el embargo.

Llamar Ahora
Dirección