Se considera como competencia desleal a todas aquellas acciones cometidas a nivel empresarial que atenten en la toma de decisiones de los consumidores por medio de engaños o colocando a los que se consideran competidores en malos términos.

Lo anteriormente expuesto engloba uno de los actos que se pueden cometer en el mundo empresarial para sacar ventaja, pero son muchas las estrategias que pueden ser empleadas con este fin.

Con la finalidad de ofrecer protección a las empresas que forman parte de la nación y de asegurar un ambiente de estabilidad y de sana competencia se han creado leyes que regulan ciertas actividades.

La ley brinda protección justa con todas y cada una de las empresas a fin de que tengan las mismas oportunidades de prestar sus servicios u ofrecer sus productos con igualdad de oportunidades.

No se trata con esta ley de perjudicar a las empresas o someterlas a regímenes estrictos sino más bien de cuidar y velar por el sector productivo y por el consumidor.

Si bien es cierto que existe libertad para el establecimiento de campañas de publicidad y de marketing que les permitan aumentar la productividad, lo que se busca es que estas no vayan en perjuicio de ninguno de los actores involucrados.

¿Qué se entiende por Competencia Desleal?

“Se considera acto de competencia desleal toda actuación realizada en el mercado con la finalidad de competir, que sea objetivamente contraria a la buena fe.” (Cuadernos para comerciantes II, s.f)

Por buena fe se entienden todas aquellas actuaciones carentes de honestidad que se emplean con la finalidad de afectar de forma negativa a otras personas jurídicas.

Objetivos de la Ley de Competencia Desleal

Por consiguiente, la finalidad de la ley de competencia desleal radica en “mantener un equilibrio en el mercado conjugando la libertad de empresa, la libre competencia, el interés colectivo de los consumidores y el interés público.” (Wolters Kluwer, s.f)

De acuerdo a esta ley son bienvenidas todas aquellas acciones que tengan como objetivo principal el crecimiento, así como el incremento de la productividad con estrategias que persigan el bien de todas las partes involucradas.

El estado español, por medio de estas regulaciones, pretende por una parte proteger al consumidor y así evitar que sean víctimas de medidas de tipo coercitivas, ofertas engañosas o de acosos de cualquier tipo.

Mientras que a nivel empresarial busca brindar un ambiente de seguridad a cada una de las empresas que integran el sector productivo.

En pro de que se desarrolle el libre comercio y la libre competencia se incluyeron regulaciones dentro de la constitución que contemplan la penalización y el castigo a quien actúe de mala fe.

Aquellas empresas que incurran de alguna manera en la competencia desleal de ser denunciadas por los afectados deberán comparecer ante la justicia y poner fin a estas acciones.

En caso de que la medida recaiga sobre colaboradores de una empresa determinada, estos deberán enfrentar los cargos correspondientes ante los juzgados con competencias en lo mercantil.

Llamar Ahora
Dirección