Son recursos de tipo legal que se presentan en la medida en que el dueño de una finca, específicamente ante la imposibilidad de salida o acceso a su propiedad, deba utilizar parte del terreno que pertenece a la finca vecina.

Una servidumbre de paso, por consiguiente, surge para solventar la problemática del dueño de una finca que no posee una salida o entrada que permitan el acceso a la propiedad.

Por ejemplo, una persona cuya finca carezca de una entrada viable desde el punto de vista que no represente ningún peligro podrá hacer uso de una entrada por medio de las tierras de la finca vecina.

Sin embargo, por tratarse de una propiedad privada, debe solicitar la aprobación del dueño de esa finca, que en adelante se denominará sirviente, y este permiso se extenderá por muchos años.

Las regulaciones de tipo mercantil que se han previsto para resolver este tipo de problemáticas surgen de la necesidad de intervención ante la posible negación del propietario de la finca por la que puede acceder.

También, se protege al propietario de la finca sirviente como es conocida la finca que sirve de apoyo en la medida en que la servidumbre de paso contempla unas reglas específicas que incluyen la indemnización.

Si bien es cierto que por ser parte de una propiedad privada el dueño podría resultar afectado de diversas maneras, este debe ser indemnizado de acuerdo al uso que se le esté dando a su propiedad.

La ley contempla por ejemplo que si el vecino va a emplear como vía de acceso una vasta área donde se imposibilitaría sembrar entonces la indemnización debería corresponderse con el valor de dicha extensión de terreno.

Si el uso de esa porción de terreno no es muy frecuente, los pagos por concepto de servidumbre deberán ser mucho menores.

Los pagos e indemnizaciones serán proporcionales al uso que se le dé a la servidumbre.

Servidumbres de paso. Definición según legislación vigente

De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española una servidumbre de paso está definida como el “derecho en predio ajeno que limita el dominio en este y que está constituido en favor de las necesidades de otra finca perteneciente a distinto propietario, o de quien no es dueño de la gravada.” (Real Academia Española, s.f)

En la servidumbre de paso, tanto el dueño de la finca que presta la servidumbre como el que la utiliza de paso poseen una serie de derechos, deberes y normas de convivencia que deben ser respetados.

Es así como el primero debe ser indemnizado por todo aquello que deja de percibir a consecuencia de prestar su porción de terreno como paso, mientras que el otro a cambio de la indemnización gozará de estabilidad con respecto a la servidumbre.

La servidumbre como figura legal ampara al dueño de la finca, cuya salida es inexistente o inviable por medio de la indisolubilidad de este convenio.

Es prácticamente imposible de disolver una servidumbre de paso y en los pocos casos existentes se relacionan con el abandono del paso por una gran cantidad de tiempo.

El dueño de la finca que funge como servidumbre tendrá la obligación legal de ceder parte de su terreno para que su vecino pueda acceder a su finca y este último podrá apoyarle a nivel económico y por medio de cualquier clase de arreglos sobre la porción de terreno que le toca transitar.

Llamar Ahora
Dirección